Domingo 17 Noviembre 2019

La Gomera Reserva de la Biosfera

LA GOMERA, RESERVA MUNDIAL DE LA BIOSFERA

La Gomera, con una superficie de 369 km2, es desde el 11 de julio de 2012, Reserva Mundial de la Biosfera en la categoría de “excelente”, convirtiéndose así en la sexta que hay en Canarias.

Este hecho supone para la Isla un reconocimiento mundial que le permite contar con un destacado lugar en Canarias y en el Mundo, pues la declaración de Reserva de la Biosfera abarca no sólo la totalidad del territorio insular sino que se amplía a una buena parte de su zona marina.

Su distinción -que ha venido a reconocer el compromiso de todos los gomeros en su apuesta por compaginar su vida diaria con el desarrollo sostenible– conlleva la confirmación implícita de haber satisfecho las tres funciones básicas que tiene que reunir un territorio para ser tenido en cuenta por la UNESCO, y que son: la conservación de los distintos recursos de la Isla; el respeto por un desarrollo pleno (humano y económico) preservando el medio, la cultura y las tradiciones; y el estudio que coordine la investigación, la formación y la educación ambiental.

Una Reserva de estas características constituye para La Gomera una fortaleza y una esperanza de futuro a nivel económico, turístico, cultural y social. Frente a otras figuras de protección de espacios naturales, en las Reservas de la Biosfera es esencial que la población local juegue un papel activo, participando en la búsqueda y desarrollo de formas sostenibles de explotación.

Por tanto, Ser Reserva de la Biosfera significa preservar los valores naturales mediante una gestión científicamente correcta, socialmente respetuosa, culturalmente creativa y operativamente sostenible. Igualmente, implica poner en valor la hospitalidad de los gomeros y su idiosincracia.

La Gomera, Reserva Mundial de la Biosfera, es una isla con innumerables valores naturales a conservar pero habitada y explotada por la sociedad, donde el equilibrio entre el desarrollo económico y la conservación natural para alcanzar un desarrollo sostenible, definen el compromiso de la cultura de los gomeros y sus visitantes.

Este reconocimiento -que eleva, aún más, la categoría y la relevancia de la isla de La Gomera situándola entre los grandes destinos turísticos donde se puede compaginar el ocio y el estudio de la naturaleza- es, sin lugar a dudas, un valor añadido más por lo que la Isla merece la pena ser visitada y disfrutada de manera sosegada.

Indudablemente, la mejor fotografía que se lleva el turista de La Gomera, Reserva Mundial de la Biosfera, es la que vive personalmente con todos sus sentidos.

LAS OCHO GRANDES LÍNEAS ESTRATÉGICAS DE LA RESERVA DE LA BIOSFERA DE LA GOMERA SON:

  1. Mejora de la calidad de vida los habitantes.
  2. Fortalecimiento y diversificación del tejido empresarial y creación de empleo.
  3. Mejora de la calidad ambiental y paisajística de la Isla.
  4. Gestión adecuada de hábitats y ecosistemas.
  5. Conservación y uso del patrimonio cultural.
  6. Recuperación, optimización y mantenimiento del sector primario.
  7. Promover la sostenibilidad turística.
  8. Dinamización de la Reserva de la Biosfera de La Gomera.

 

DOCUMENTACIÓN

 

II Aniversario de La Gomera como Reserva de la Biosfera

 

Celebramos en el día de hoy el II aniversario de la declaración de la Reserva de la Biosfera La Gomera por la UNESCO, declaración que tuvo lugar en la 24ª sesión del Consejo Internacional de Coordinación del Programa el Hombre y la Biosfera (MaB) celebrada en París los días 9 a 13 de julio de 2012, hace ahora justamente dos años.

Este importante reconocimiento internacional de los incuestionables valores que tiene la isla de La Gomera, conocida también como la “isla colombina” al tratarse de la última isla en la que hizo escala Cristóbal Colón en 1492 antes de partir hacia el Nuevo Mundo, es hasta el momento presente la última declaración de Reserva de la Biosfera que se ha producido para un territorio canario, completando junto con La Palma, Lanzarote, El Hierro, Gran Canaria y Fuerteventura un amplio conjunto de espacios reconocidos internacionalmente por sus valores paisajísticos, naturales y culturales.

Actualmente, se encuentra en tramitación para su declaración el Macizo de Anaga en Tenerife, momento en el que todas las islas de este archipiélago gozarán de este sello distintivo. Como hemos venido diciendo en otras ocasiones, el hecho de que en todo el mundo existan reconocidas poco más de 600 Reservas de la Biosfera y que Canarias disponga de 6 de ellas (y dentro de poco 7) es un signo que distingue los valores de nuestros rincones y los eleva a un plano de difusión internacional.

La Reserva de la Biosfera La Gomera comprende toda la isla además de una amplia franja de espacio marino circundante, abarcando en su totalidad algo más de 84.522 hectáreas (44% terrestres y 56% marinas). Integrado en la zona núcleo se encuentra el impresionante Parque Nacional de Garajonay, que abarca la superficie continua de laurisilva más extensa actualmente de Canarias, además de la que presenta mejor estado de conservación, un espacio natural de primer nivel de interés.

Su abrupto relieve, con una pronunciada pendiente media y profundos barrancos radiales, configuran un paisaje característico generado durante 9,5 millones de años, de los cuales los últimos 3 millones de años la isla ha permanecido en reposo eruptivo, erosionándose y conformándose importantes barrancos que inciden hasta el centro geográfico de la isla.

Las condiciones bioclimáticas de La Gomera han sido propicias para la evolución de plantas y animales. En este sentido, cabe destacar que se han descrito unas casi 4.200 especies, de las cuales el 25,4% son endemismos canarios, siendo un dato muy importante a destacar que 268 de tales especies son exclusivas de La Gomera. Un ejemplo muy interesante lo representa el lagarto gigante de La Gomera que se había considerado ya extinguido, y que sin embargo se han vuelto a descubrir miembros de esta especie, motivando este hecho la puesta en marcha de un programa de recuperación.

Una de las características que se ponen en valor en la declaración de la Reserva de la Biosfera La Gomera es el paisaje cultural característico de la isla, en el que destacan los cultivos en laderas abruptas en las que el hombre ha utilizado muros de mampostería en busca del plano horizontal de cultivo, la importante presencia de palmeras y el particular “silbo gomero” que forma parte indivisible del acerbo cultural de esta isla; de hecho, el silbo gomero ha sido declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad también por la UNESCO.

Uno de los retos estratégicos establecidos para la Reserva de la Biosfera de esta isla se enfoca hacia la conservación del patrimonio natural y cultural al tiempo que se busca el desarrollo de la población local, un aspecto este último muy dañado debido a la importante pérdida de población que está sufriendo La Gomera.

En Senda Biosfera creemos que la declaración de un territorio como Reserva de la Biosfera puede y debe ser utilizado estratégicamente para la puesta en valor del mismo, algo que sin duda impulsará el desarrollo local participando, por ejemplo, de la diversificación de la oferta turística, una oferta que mayoritariamente se orienta en la actualidad al turismo de sol y playa cuando nuestras islas tienen multitud de valores más para ofrecer a nuestros visitantes.

Raúl Falcón Brito
Arquitecto especializado en la planificación del territorio
Director de SENDA BIOSFERA


Artículo extraído de www.sendabiosfera.com